¿Vale la pena una Macbook Air M1 en pleno 2023?

Desde la llegada de aquel Macbook Air que integraría el primer procesador diseñado enteramente por Apple y que terminaría marcando un antes y un después en la industria ha llovido mucho. Desde el punto de vista personal, llevo años usando equipos mac pero también alternando cada cierto tiempo por motivos laborales con equipos que usen Windows como sistema operativo pero dado que mi último Macbook era un modelo pro del 2013, era más que evidente que ya necesitaba un cambio de equipo, principalmente porque este último ya tenía la pila muy degradada, sumando al hecho de que el cargador original estaba en mal estado y había sufrido un golpe en la esquina inferior derecha, sumado a sus 8GB de RAM que ya se me estaban empezando a quedar cortos y también estaba el hecho de que ya no recibía más actualizaciones del sistema operativo por parte de Apple. Todo esto hizo que no me lo pensase dos veces en el momento en el que vi aquel anuncio de que Apple por fin tomaría el mismo paradigma que los iPhones en cuanto a tener un mayor control del software y el hardware para poder lograr mejoras notables en cuanto a optimización se refiere, por lo que ahora, luego de haber pasado unos meses con esta laptop, la cual por cierto, le hicimos un unboxing en nuestra cuenta de instagram, es cuando por fin puedo contarles mi experiencia personal y como sigue siendo una inversión muy rentable a pesar de que ya tiene unos 3 años desde que salió este modelo.

Muy bien, ¿para qué quiero un Macbook?

Esta pregunta estaría de más de no ser por la enorme popularidad (más de la que ya gozaban estos equipos) que han ganado en estos últimos años los macbooks en torno a las buenas reseñas y recomendaciones que han llegado de distintos medios. Para empezar, hay que tener en cuenta que las macbooks y los equipos en general de Apple suelen tener un precio de entrada algo elevado en muchos casos, por lo que encontrar un producto que sea de switcher para que el usuario que nunca ha estado en el ecosistema de Apple es complicado, es ahí donde estaría este Macbook Air M1. Un modelo que envejece bien, tiene un excelente rendimiento y una buena autonomía y además tiene un buen precio en muchos países, convirtiéndose rápidamente en una excelente opción viendo la escalada de precios tremenda que tuvieron los siguientes modelos con procesadores M2. Otra opción a recomendar sería un Mac mini con procesador M1, excelente en precio y prestaciones, sobre todo si quieres ahorrarte algo extra comprando un monitor en alguna tienda en línea que cuente con buenos descuentos. En mi caso personal, no soy diseñador gráfico, así que podemos ir tumbando rápidamente el mito de que los mac solo sirven para ese nicho en concreto. En mi día a día me dedico al ramo del Email Marketing y al desarrollo web por lo que en mi caso particular, contar con un equipo tipo Unix amigable y que me permita desempeñar mi trabajo a diario sin ninguna complicación y de manera fluida es algo de apreciar.

La autonomía lo cambia todo

 
View this post on Instagram
 

A post shared by MandarinaTec (@mandarina.tec)

La primera sorpresa que me encontré y que ya tenía conocimiento gracias a distintas reseñas de internet es el apartado de la autonomía de este equipo. He pasado días sin poner a cargar esta laptop y puedo trabajar tranquilamente mi jornada laboral de 8 horas sin que tenga que preocuparme por ponerla a cargar, he utilizado en el pasado equipos como mi vieja Macbook pro, que ya por el estado de la batería apenas y con mucha suerte, dependiendo del tipo de trabajo que estuviera ejecutando en el momento, a duras penas tendría unas 2 horas de autonomía. Así como también he utilizado equipos con Windows y más recientes, como una Dell modelo Inspirion 14 5000, que a pesar de ser más nuevo y contar con un buen procesador I5 y tener Windows 11 y mantenerse al día con las actualizaciones, este a duras penas puede darme unas 5 o 6 horas de autonomía en el mejor de los casos. Si la carga laboral es mayor, esa autonomía baja a 4 horas. Sin mencionar el tema del ruido del ventilador de la laptop, algo que es de agradecer tremendamente en esta nueva Macbook, que con su procesador ARM de bajo consumo puede ofrecerme un increíble rendimiento por consumo. También he de destacar que los modelos que mencioné anteriormente cuentan con 8GB de memoria RAM, mientras que mi modelo actual M1 cuenta con 16GB de memoria RAM, marcando una diferencia tremenda en cuanto al rendimiento que pueden ofrecer. En cuanto a la comparación con el modelo Dell que uso en paralelo, he de destacar también la diferencia tan abismal que existe entre las pantallas de ambos modelos, puesto que mientras he querido buscar una laptop con Windows que ofrezca un buen panel que no sea uno de tipo IPS de 1080p, me he dado cuenta de que hay pocos modelos de los principales fabricantes que ofrecen algo distinto y que por lo general suele ser mucho más caro, por lo que encontrarme con los paneles de Retina Display 2560 × 1600 (resolución 2K para entendernos mejor) es un agrado visual que se aprecia sobretodo si trabajas mucho tiempo bajo la pantalla de un monitor. En Windows lo más común es hacerse con un monitor de mayor resolución y conectarlo vía HDMI a nuestra laptop.

El precio en relación a los modelos M2 y posteriores es clave

El factor del precio fue algo que no me hizo pensarlo dos veces como les comenté más arriba, ciertamente fue una sorpresa amarga ver como el Macbook Air M2 venía con una escalada de precios más pronunciada de lo normal, si no que además, los discos SSD del modelo base que es el que cuenta con 8GB de RAM y 128GB de almacenamiento era más lento incluso que los modelos con procesador M1, obligando al usuario a saltar inmediatamente al modelo de 256GB de almacenamiento, quizás Apple consciente de ello anunció recientemente un Macbook Air de 15 pulgadas, ya que este modelo suele ser vital junto a los Mac mini para adentrar al usuario al ecosistema de escritorio de Apple. Así que si bien, los procesadores M2 son muy superiores a los M1, el precio es un factor clave que puede echar a más de uno para atrás, por lo que no es para nada descabellado pensar en un modelo anterior, además de que el ciclo promedio de actualización actual de los mac ronda los 7 u 8 años. Así que estamos hablando de que tenemos un equipo seguro y excelente durante años.

Rosetta va como la seda

Dentro de las sorpresas que han traído estos nuevos equipos está el emulador Rosetta, que es el encargado de traducir todas las aplicaciones que aún no estén disponibles en la nueva arquitectura ARM para garantizar el mismo trabajo sin esperar por el desarrollador de software. Si bien ya muchas de las principales aplicaciones que existen para macOS están porteadas, algunas aún se encuentran en fase de migración mientras que otras aún no tienen fecha de cuándo darán el salto a la nueva arquitectura, por lo que aquí el trabajo de Rosetta ha sido vital, sumado al anuncio reciente de Apple de que ahora contaremos en la próxima versión del sistema operativo con un emulador de la API DirectX de Windows, lo que nos permitirá jugar a muchos de los principales juegos que existen en PC pero que jamás imaginaríamos que llegarían a macOS.

Conclusión

En conclusión, la MacBook Air M1 sigue siendo una opción valiosa en 2023. A pesar de haber transcurrido tres años desde su lanzamiento, este modelo continúa ofreciendo un rendimiento excepcional y una excelente relación calidad-precio en comparación con los modelos más recientes con procesadores M2. La autonomía de la batería es notable, lo que permite trabajar durante largos periodos sin preocuparse por quedarse sin carga. Además, la MacBook Air M1 brinda un rendimiento fluido y una experiencia de usuario agradable en tareas como el desarrollo web y el email marketing, demostrando que no está limitada exclusivamente a diseñadores gráficos. La pantalla Retina Display y la mejora en la memoria RAM son características que marcan una diferencia significativa en comparación con otras opciones en el mercado. Aunque el emulador Rosetta facilita el uso de aplicaciones que aún no han migrado a la nueva arquitectura ARM, es importante tener en cuenta la compatibilidad de las aplicaciones requeridas antes de tomar una decisión de compra. En última instancia, la MacBook Air M1 es una inversión duradera y rentable que proporciona un excelente rendimiento para satisfacer las necesidades diarias durante varios años.